Tarot esotérico - El Árbol de la Vida - Tarot Gratis

Tarot esotérico – El Árbol de la Vida

Me voy a permitir hacer una introducción un poco alejada del sentido práctico que quiero que tenga esta serie de post de tarot esotérico.

Voy a hablar de El Mago como la concetración de la voluntad en nuestra propia vida, pero he de poner eso en un contexto cosmologico. Y para ello he de introducir la Kabbalah.

Como vimos anteriormente la interpretación esoterica del Tarot así como la base de todo el esoterismo occidental se basa en la Kabbalah.

Hay indicios de que el Tarot tiene influencias gnosticas pero eso es más respecto al Tarot de Marsella que a Tarots más actuales como el conocido Rider-Waite-Smith o el que estaos describiendo de B.O.T.A

En este Tarot los Arcanos tienen una letra y un número. En el caso de El Loco el número es el 0 y la letra es Aleph, en el caso de La Rueda de la Fortuna el número es el 10 y la letra es Kaph.

egipcio tarot esoterico magoNo es esto un curso del Tarot de B.O.T.A solo que me baso en las atribuciones que se dan para este Tarot y no en otras que contienen variantes notables… por ejemplo, en el Tarot Egipcio El Mago tiene la atribucióndel número 1 y la letra Aleph y el Loco simplemente no existe. Hay un Arcano 22 que podría ser equivalente y tiene como nombre El Regreso.

Para la Kabbalah uso otras fuentes, pero no estoy dando un curso de Kabbalah sino que estoy explicando los principios del uso esoterico del Tarot.

Entiendase como una introducción a los principios que hay detrás del Tarot como instrumento filosófico esotérico.

Pero sí vamos a hacer mágia.

Para empezar vamos a ver el número 1 como Sefira.

Sefira, o esfera, es una idea cabalistica ligada al Árbol de la vida.

Para la Kabbalah el Árbol de la vida es la representación del que se menciona en el Génesis cuando se menciona expulsión de Adán y Eva del paraíso del Edén.

Pero hay que aclarar que el sentido que toma la Biblia o mejor dicho la Torah desde el punto de vista cabalistico es muy diferente.

La Kabbalah es la llave a una interpretación de lo que la Torah es como fuente de conocimiento encubierta tras historias que no son literales. Noé no fue a rescatar osos polares, surigatos en Madagascar, cebras africanas, bisontes americanos, canguros australianos y los metió en un barquito junto a una pareja de todos los animales del mundo… los cabalistas entienden que esa historia nos habla de otra cosa que de una misión imposible tanto hoy en día como en la edad de bronce.

Pero centrémonos en el arbol de la vida.

Vimos que más allá de este árbol una fuerza llamada Ain Sof Aur que está más allá de toda descripción y que podríamos traducir como Luz Ilimitada.

A veces se describe como en tres fases, Ain  como nada, Ain Sof como expasión ilimitada y finalmente Ain Sof Aur como Luz Ilimitada.

Nada, Todo y Luz… son tres ideas que tienen una importancia capital si las estudiamos en profundidad. Podemos entenderlo como una descripción de la idea cabalistica de tensión entre contrarios. El Ser de todas las cosas es incognoscible y es un error encerrarlo en una idea o idolo.

La energía del infinito se expresa así y es un nombre para el creador, uno más que muestra una cualidad, en este caso nos muestra una energía infinita que une la no existencia con el Todo. Pero que no es una manifestación.

El Ser del Universo se manifiesta en 10 esferas – no 9 ni 11 dicen los textos cábalistas – que van desde la esfera o Sefira llamada Kether o Corona, hasta la Manifestación que conocemos Malkhut  que viene a ser el mundo material.

10 esferas que son cada una una contracción del propio Ser o Dios. Es mejor decir Ser, ya que Dios viene a ser Zeus mientras que el Ser Absoluto coincide más con lo que se reveló a Abraham cuando preguntó en el momento de la revelación –  (Yo soy el que es) Eheieh.

Los cabalistas aseguran que esa revelación de la naturaleza de la divinidad fue también la revelación de este Árbol de la Vida.

Y si El Loco tenía el 0, El Mago tiene el 1 pero la primera letra del alfabeto hebreo es Aleph… Kether o Corona, la primera manifestación del Ser es Aleph, o sea la A.

Los 22 arcanos del Tarot no se corresponden en realidad con las esferas, las esferas son más números, las letras son los senderos entre esas esferas, pero en cabala se habla de 3 letras madre, y en el caso de la esfera de la Corona su letra es Aleph.

Aleph es el poder del Ser como Unidad.

No es que el Ser sea uno es que es Unidad, aunque manifieste diferentes nombres y poderes no pierde esa unidad.

En ese sentido si ponemos a El Mago como representación de Kether – Corona – estamos hablando de una concentración de la Voluntad creadora o mejor dicho, de la Voluntad de Amar.

Amar en la Kabbalah es esa acción en que el Ser Único se da a Si Mismo, o mejor dicho lo desea y manifiesta todas las esferas para que el ser humano exista como receptor de ese Amor.

Dicho de otra manera, la idea es que somos amos de la creación. La Biblia es clara respecto a eso.

Uau… podemos discutir esa idea de que el ser humano es el receptor supremo de toda la creación y relacionarla con las crisis ecológicas. Pero no nos engañemos con interpretaciones planas y menos aun egocentricas. Eso tiene muchos sentidos y podemos entender que si la Kabbalah es una clave para la interpretación de la Biblia esta nos habal de un error o pecado (pecar es errar) que nos viene a decir que lo que experimentamos ahora como la creación es una burda idea humana que proviene del error o pecado original.

Que sucedería si te percatas de que comer del arbol de la ciencia del bien y del mal es un herror conceptual, no una acción física.

Estamos hablando de una manera de conceptualizar la experiencia que niega la Absoluta Bondad de la Existencia.

Nuestro pensamiento y nuestra voluntad estan marcadas por el dualismo. Y por ello no vemos en profundidad. Juzgamos desde una voluntad desconectada de la fuente original y nos mantenemos prisioneros de esa visión mezquina, pesada y agria.

Recuerda que dije que todos los Arcanos representan fuerzas de nuestro ser, y en el caso de El Mago estamos hablando de la capacidad de enfocar la voluntad, de concentrarnos.

Podemos seguir dispersos, llevados por deseos pasajeros e instintivos, podemos obligarnos con disciplina a cumplir voluntades o deberes que nos imponen otras personas, pero para eso no precisamos ni filosofia ni conocimiento esotérico.

La idea que desarrollaremos cuando hablemos de El Mago es la de encontrar y manifestar voluntad.

Así que no estaría mal preguntarse qué es lo que seamos. Lo que deseamos de verdad.

No vale engañarse uno mismo diciendo que deseamos la paz mundial o acabar con el hambre en el mundo.

Por más que esos deseos puedan estar en nosotros son demasiado grandes y demasiado pequeños.

Digo que son demasiado grandes por que implican un poder sobre los demás. Cambiar estructuras sociales que no están bajo nuestro control.

Pero también son demasiado pequeños, por que en el fondo de nosotros mismos hay un deseo de plenitud que no depende de que haya paz o de que existan condiciones desfavorables.

Recordemos que el número 10 corresponde en el Tarot a La Rueda de la Fortuna y a la esfera de la existencia mundana.

Estamos en una situación o experiencia de carencia de satisfacción, y deberíamos desear encontrar esa satisfación, y si precisamos satisfacer algo debemos ver de  descubrir qué nos falta.

Podemos empezar por algo más pequeño y ver de encontrar deseos más concretos y de todos ellos encontrar uno.

Recordemos que vamos a concentrar la voluntad y con ello el poder que representamos con El Loco a traves de El Mago, es decir del 1.

Debería estar claro pero estamos muy dañados emocionalmente y puede que estemos mucho más perturbados de lo que pensamos. No es la mejor idea concentrase en un deseo de dañar a otros, ni aun que sea al ser más malvado del universo.

Eso no nos va dar satisfación alguna aunque desde sentimientos de amargura y resentimiento pensemos que sí.

Si queremos nuestro propio bien, debemos buscar ese bien sin perder energía en pensamientos motivados por la amargura y el odio.

Si alguien sentimos que nos oprime, concentremonos en el deseo de libertad, no en dañar al supuesto carcelero. Si alguien sentimos que nos daña, busquemos sanarnos sin perder energía y concentración en pensamientos hacia el que nos daña.

Creo que como ejercicio buscar nuestro deseo es quizás el acto de poder más dificil que podamos emprender.

Cuando encuentres un deseo preguntate para qué deseas eso, y quizás descubras que lo que deseas es otra cosa. Por ejemplo, si deseas un coche… ¿Es para transportarte?¿Es para ostentar ante el vecino? ¿Es para impresionar a alguien y tener relaciones?

En ese caso, lo que deseas es poder transportarte, o ostentar ante el vecino, o tener relaciones… es e deseo es más real que el coche.

Y ¿para qué quieres tener relaciones, para qué quieres ostentar ante el vecino o a donde quieres transportarte?

Busca en tu interior tus deseos más profundos, y luego supedita todos los otros deseos a ese.

Puede que no necesites un coche, puede que necesites otra cosa para viajar. Puede que en lugar de buscar el vehiculo sea mejor buscar el destino.

Puede que la relacion que buscas con tal persona te haga pasar de largo de otra que sí te daría lo que buscas en la relación… ¿Para que quieres una relación? 

Si buscas impresionar… ¿No será que te falta autoestima? ¿No sería mejor sentirte seguro y olvidarte de si el vecino te desprecia o admira?

Vamos a ver el Arcano 1 El Mago en el próximo post. Pero recuerda que en última instancia lo oculto para lo que estamos haciendo el trabajo ocultista eres tú.

Descubrir tus deseos, o sea dejar de cubrirlos, es muy importante para descubrir tu poder (El Loco) y usarlo a través de los diferentes trabajos que vamos a hacer con el Tarot.

 

Siguiente

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *